Infertilidad Masculina


La valoración de una pareja que se queja de no lograr el embarazo, suele comenzar con el estudio del factor o componente masculino, es decir, del hombre.


El espermograma es el estudio inicial para el varón, pues en este se valoran, de forma objetiva, los parámetros que indican su potencial de fertilidad, como el recuento, la motilidad y la vitalidad, entre otros,  de los espermatozoides. Este estudio se puede realizar en cualquier laboratorio clínico, sin embargo en Monterrey contamos con diversos laboratorios de Biología de Reproducción, especialistas en dichos estudios.


Los reportes más frecuentes, entre muchos otros, en el espermograma anormal pueden ser:

- Azoospermia (ausencia de espermatozoides en semen)

- Oligospermia (recuento bajo de espermatozoides)

- Astenozoospermia (motilidad disminuida o ausente)

- Piospermia (presencia de leucocitos en semen, sugerentes de inflamación o infección)



El estudio del varón, comienza con la historia clínica, donde buscamos antecedentes de salud que puedan repercutir en la fertilidad (hábitos nocivos, paperas en niñez, golpes en testículos, cirugías genitales o abdominales previas, diabetes, entre muchas otras causas) y la exploración física, donde valoramos propiamente los genitales, en búsqueda de anomalías en pene, testículos, epidídimos y resto del cordón espermático.


Luego de ello, y en base al patrón de al menos 2 espermogramas realizados, se suelen indicar estudios como el Perfil Bioquímico, Perfil Hormonal Masculino, Espermocultivo  Eco Doppler Testicular… obviamente los exámenes varían de paciente a paciente, no todos ocupan de todo ni lo mismo.


Dentro de los casos más frecuentes en mi práctica diaria, se incluyen:

- Azoospermia: pacientes vasectomizados, que desean tener más hijos… y otras causas de ausencia de producción espermática, como patologías intrínsecas del testículo, algunas veces de origen genético, hormonal o físico. Además patologías obstructivas del testículo y vías seminales que impiden que el espermatozoide salga del testículo.

- Oligospermia: el varicocele, infecciones, anomalías metabólicas y hormonales suelen ser causa común. Además se combina frecuentemente con la motilidad espermática disminuida.

- Astenozoospermia: la motilidad espermática puede alterarse por factores como el varicocele, infecciones de vías seminales y urinarias, así como en anomalías en vías seminales, entre otras.

- Piospermia: sugiere enfermedades inflamatorias o infecciosas en vías seminales y urinarias, asociándose a oligospermia y astenozoospermia frecuentemente.


El tratamiento, está encaminado a mejorar los parámetros seminales con el fin de obtener un espermograma normal, con el cual pueda proceder con el embarazo natural y depende de la anomalía espermática evidenciada y a su causa. Los suplementos vitamínicos, arginina y carnitina, no son para todo, ni para todos los casos… es triste ver pacientes que tienen un año tomando suplementos “milagro” sin cambio alguno.


Como detallé antes, se valora el estado general de salud del paciente y, además de causas físicas (varicocele, entre otras), se tratan las causas bioquímicas (diabetes, entre otras) y hormonales (hipogonadismo, anomalías en prolactina, tiroides, entre otras). Menciono también los hábitos nocivos (drogas en general) así como el abuso en el consumo de anabólicos y fármacos utilizados en algunos deportistas, que son causa habitual de anomalías en el desempeño sexual y reproductivo del varón.



Hay casos severos anomalías como azoospermia, oligospermia y astenozoospermia que, desafortunadamente no es posible corregir, y de allí la importancia de la honestidad y capacidad del médico especialista para aclarar y detectar la situación al paciente, con el fin de que el proceso de valoración y tratamiento, sea lo menos largo y tedioso para ambos miembros de la pareja, recordando que la mayoría de las veces, se atienden cuando la mujer tiene más de 35 años y, en esas condiciones nadie está para perder tiempo, ya que la edad es fundamental para un embarazo sano.


Recordemos que el espermatozoide tarda 90 días en producirse y madurar…. por lo tanto, la mayoría de los tratamientos tardan al menos 3 a 6 meses en verse reflejados!!


Cuando la situación no es la más favorable, el tratamiento va encaminado a mejorar en lo posible la calidad del espermatozoide, con el fin de que sea óptimo para ser utilizado en procedimientos de fertilización asistida por parte del Ginecólogo especializado en Biología de la Reproducción, sea inseminaciones asistidas o bien, fertilización in vitro (de estos dos procedimientos, cuando el factor de infertilidad es puramente masculino, se escoge, por parte del ginecólogo, en base al número y calidad de espermatozoides disponibles).


El último caso, la azoospermia secretora (ausencia de producción de espermatozoides, la mayoría de las veces, sin remedio) requiere ofrecerle al paciente el uso de semen de donador de un banco seminal.



Como verán, es mucho lo que hay que buscar y encontrar, en la pareja con infertilidad, así como la forma de abordar el tema y las expectativas.



Dr. Eduardo Garza. Urólogo

Citas al 8120 87 6600

Cel/Whats 8110 66 7545

email. urologoeduardogarza@gmail.com

 

Centro Médico Hidalgo

Ave. Hidalgo 2425pte. Piso 7, Cons.704

Col. Obispado, Monterrey